Ministerio de Relaciones Exteriores
Sábado, 24 Octubre 2015 09:16

Palabras del Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, durante la celebración del septuagésimo aniversario de fundación de la Organización de las Naciones Unidas

Palacio Nacional de El Salvador, 24 de octubre de 2015


Estimadas amigas y amigos:

Asistimos este día al histórico momento en el que la Organización de las Naciones Unidas alcanza su septuagésimo aniversario. Sin duda un momento para celebrar, para canalizar los logros alcanzados y también para analizar los retos que se presentan a corto, mediano y largo plazo.

Unirnos a los más de 300 monumentos y edificios que este día se iluminarán de azul en 75 países de todo el mundo también es para nosotros muy simbólico ya que El Salvador es miembro fundador de esta organización en la que ha creído y colaborado durante todo este tiempo.

Este día nuestro Palacio Nacional, que está en pie desde 1911, se viste de azul para conmemorar que en 1945, en San Francisco, Estados Unidos, 51 países se reunieron para manifestar su compromiso de resguardar a las nuevas generaciones del flagelo de la guerra, para reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre y la mujer y para crear condiciones bajo las cuales pudiera mantenerse la justicia.



Los ideales que se plasmaron en aquella carta eran, por mucho, ambiciosos y un reto significativo sobre todo cuando la humanidad venía de sufrir dos guerras mundiales con resultados profundamente devastadores no solo para las economías de los países involucrados sino para las cicatrices que dejó en la historia en general.

70 años después la Organización sigue enfrentándose a importantes retos que la invitan a mantenerse en constante actualización y reformulación para poder estar a la altura de sus nuevos desafíos que se le presentan y para cumplir su misión de mantener la paz y la seguridad internacionales.

Muestra de esta adaptabilidad que los nuevos tiempos le exigen es la más reciente firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con miras al 2030 que contaron con una amplia participación a nivel internacional.

Señoras y señores:

El Salvador tiene una especial y estrecha relación con el Sistema de Naciones Unidas en general. El trabajo que hemos logrado coordinar ha llegado a buenos resultados. No dudo que ahora estamos ante el momento de dar un paso más en esta relación a través de la consolidación de los diferentes programas que tenemos establecidos y que son de suprema relevancia para nuestro país.


Contar con el acompañamiento del Sistema en nuestro proceso de desarrollo es muy importante para nosotros ya que nos permite contar con experiencia técnica y cooperación en muchos ámbitos.

Estamos convencidos que es solo a través de la suma de muchos esfuerzos que lograremos la eliminación de las barreras de la desigualdad y la inequidad.

Aunque somos conscientes que cada país es responsable de su propios logros económicos y sociales, el apoyo de la comunidad internacional, no únicamente en el sentido económico o financiero sino también a través de la generación de políticas internacionales sostenibles o por medio de transferencia de conocimientos y tecnología, hacen una diferencia en la lucha contra los problemas estructurales del desarrollo.

El Salvador considera que las Naciones Unidas son de gran apoyo para nuestro país, así lo fueron durante los momentos más difíciles de nuestra historia cuando montaron la Misión de Mantenimiento de Paz, la ONUSAL, para contribuir con nuestro proceso previo y posterior a la Firma de los Acuerdos de Paz en 1992.

Para retribuir aquel esfuerzo nosotros apoyamos ahora a otras misiones de mantenimiento de la paz con efectivos alrededor del mundo. Además, promovemos la participación de las mujeres en este esfuerzo como parte del compromiso que hemos asumido a partir de la resolución 1325 y siguientes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Amigas y amigos:

El Salvador aboga porque se tome en cuenta la necesidad de actualizar la Organización para que contribuya a fortalecer el multilateralismo como la única vía de la concertación mundial que permita enfrentar y vencer los desafíos que encara la humanidad de acuerdo con el derecho internacional.

Estos desafíos, además, se presentan a sí mismos cada vez más fuertes y cada vez más complejos: las guerras se recrudecen en algunos puntos del globo, esto tiene difíciles consecuencias sobre la migración, el desarraigo y las crisis humanitarias, solo por mencionar algunas.

Por tanto, hago votos que llegar a su septuagésimo aniversario sea un buen momento para abrir el debate para dar pasos hacia este cambio más profundo en la organización que nos permita dar ese salto de calidad.

Según la carta de las Naciones Unidas son cuatro los propósitos que mueven a la organización: (1) mantener la paz y la seguridad internacional, (2) fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad, (3) la realización de cooperación internacional en problemas de carácter económico, social, cultural o humanitario y (4) servir como centro para armonizar los esfuerzos de las naciones para alcanzar propósitos comunes, son metas alcanzadas en diferentes momentos durante estos 70 años.

Auguro, pues, nada más que un futuro brillante y el continuo crecimiento y consolidación de la Organización de las Naciones Unidas. Estos son nada más los primeros setenta años, ¡Que vengan muchos más!
Muchas gracias y feliz noche a todas y todos.

Visto 489 veces

Manual Operativo

Whatsapp
Whatsapp

Política Migrante