Ministerio de Relaciones Exteriores
Viernes, 09 Septiembre 2016 08:33

Integrarse sin perder las raíces

Escrito por  Hugo Martínez / Ministro de Relaciones Exteriores
Valora este artículo
(0 votos)

Alrededor de 400 jóvenes, entre ellos artistas, otros profesionales, estudiantes universitarios, trabajadores, cristianos, librepensadores, todos provenientes de diferentes puntos de la Unión Americana, estaban congregados los pasados 3 y 4 de septiembre, en la West Adams High School de Los Ángeles, California, con un solo y potente denominador común: sus raíces salvadoreñas.

Se trataba de la III Cumbre de Juventudes Salvadoreñas en el Exterior. Y no era un encuentro para saludarse o para disfrutar del fin de semana largo por el “Labor Day”; se trataba de una jornada con mayor profundidad donde, además de intercambiar sobre temas de actualidad, pretendían lograr una mayor vinculación con nuestra querida patria, buscando formas innovadoras de ayudar a sus comunidades y mecanismos para incrementar su participación ciudadana tanto en los Estados Unidos como en El Salvador.

Me pidieron que les hablara precisamente sobre el ejercicio de ciudadanía de la juventud salvadoreña que vive en el exterior. En ese marco, señalé que, hoy en día, se cuenta con una política de participación ciudadana que fomenta el involucramiento de las personas y sus organizaciones en la gestión pública.

Destaqué entonces la importancia de la participación ciudadana para el desarrollo democrático, la cual debe ir más allá de las formas tradicionales en el ámbito político, como el ejercicio del sufragio, y evolucionar a nuevas formas que posibiliten una mayor incidencia en el campo social, económico y cultural; incluyendo por supuesto el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.

El debate que se generó fue muy interesante, pero más importante aún fue reafirmar el potencial que tiene la juventud salvadoreña en el exterior; no solamente para trabajar por sus derechos en la comunidad y el país donde ahora residen, sino también, por supuesto, en su país de origen.

Son jóvenes con una visión multicultural del mundo, hablan por lo menos dos idiomas, tienen fuertes conexiones con sus comunidades, muchos son de la generación del milenio y manejan las nuevas tecnologías de la comunicación de una forma tan natural como respirar.

Por esa razón les trasladé un mensaje que me pareció muy importante: Intégrense a sus comunidades de residencia, pero sin perder su salvadoreñidad. Pero, ¿qué significa eso? En primer lugar, que cuanto más integrados estén en sus comunidades de residencia, más van a poder incidir en sus decisiones, incluyendo sobre quiénes gobiernan y la definición de las políticas públicas.

En segundo lugar, cuando hablo de salvadoreñidad no solamente me refiero al conjunto de factores culturales; me refiero también a esa sensibilidad por nuestra patria, por los más desfavorecidos, por los que no tuvieron las oportunidades que nosotros hemos tenido.

Si estos jóvenes se mantienen integrados a sus comunidades de acogida y no pierden su salvadoreñidad, no habrá fuerza que pueda detener su potencial. Son y serán, además, el mejor puente entre cada uno de los lugares donde viven y los lugares de origen de ellos o de sus familias aquí en El Salvador.

Conscientes de los retos que tiene nuestro amado país, decidimos enfrentarlos con una alianza que produzca acciones concretas en el corto y el mediano plazo. Una de las principales acciones, pero no la única, será el gran campamento internacional de jóvenes, que consistirá en la llegada de varias decenas de compatriotas que viven en el exterior para participar y ayudar activamente en uno de varios proyectos sociales que se desarrollarán en las comunidades más necesitadas de El Salvador.

Sabemos que los retos son grandes, pero más grande es el potencial y la voluntad de la juventud salvadoreña que también se está organizando en el exterior.

Visto 128 veces Modificado por última vez en Martes, 08 Noviembre 2016 14:59

2do Catalogo Cooperación Sur-Sur

Whatsapp
Whatsapp