Ministerio de Relaciones Exteriores
Miércoles, 07 Diciembre 2016 09:33

El país que viene

Escrito por  Hugo Martínez / Ministro de Relaciones Exteriores
Valora este artículo
(0 votos)

Hace unos días, invitado por LA PRENSA GRÁFICA, participé en el foro denominado “El País que Viene”, junto a prologuistas del libro que lleva el mismo nombre, una iniciativa sumamente valiosa que recoge las perspectivas de una nueva generación de jóvenes comprometidos con El Salvador.

La reflexión que tuvimos durante el foro resulta muy atinada en la etapa que actualmente vive El Salvador, cuando nos encaminamos a conmemorar, el próximo 16 de enero, el XXV Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.

Durante cinco lustros, hemos hablado sobre logros que cosechamos en nuestra vida en paz y democracia: los avances en materia de respeto a los derechos humanos y a la libertad de expresión, la institucionalidad surgida de los Acuerdos, los espacios abiertos para la participación política, y otra serie de condiciones que nos han permitido, especialmente en los últimos años, sentar las bases para un mayor desarrollo de nuestra patria.

Ciertamente, tenemos motivos para conmemorar estos 25 años, pero el momento nos demanda también guiar nuestra reflexión hacia el futuro, a pensar cómo fortalecemos o reenfocamos lo que ya hemos logrado de cara a ese país que viene.

Por eso, uno de los puntos que resaltaba es la necesidad de que trabajemos, con la participación ya no solo de los sectores políticos, sino de todas las fuerzas vivas del país –gobierno, partidos, empresa privada, academia, sociedad civil, etcétera– una segunda generación de acuerdos de nación, que nos permitan establecer una agenda integral alrededor de los temas mínimos en los que debemos todos, como país, situarnos en la misma página.

La conmemoración de enero próximo se nos presenta como una oportunidad de oro para enrumbarnos en esa dirección y, con el acompañamiento de la Organización de las Naciones Unidas, queremos impulsar entonces un esfuerzo inclusivo y participativo para lograrlo.

Particularmente, mencionaba que tres de los grandes temas en los que debemos enfocar buena parte de nuestra energía son el crecimiento económico, el desarrollo social y la reforma institucional.

Es necesario que, con la voluntad y el aporte de todos, nos pongamos de acuerdo en medidas concretas para dinamizar nuestra economía y hacer de El Salvador un país con mayor productividad, y que ese crecimiento, a su vez, nos ayude a generar recursos para implementar acciones que lleven beneficio social a nuestra gente.

Dentro de esa apuesta por lo social, la educación debe ser además un eje fundamental, alrededor del cual sectores como el público, el privado y la academia podemos buscar sinergias para ir cerrando las brechas entre la formación educativa y las demandas del mercado laboral, así como para potenciar una educación que preparare a nuestros niños y jóvenes para una vida cada vez más cambiante, en la que la capacidad de adaptación, la creatividad e innovación se vuelven indispensables.

Y para acompañar todo esto, por supuesto, es importante también que nuestras instituciones y legislación se adapten a los nuevos tiempos y hasta a las innovaciones tecnológicas, para que, sin perder sus principios fundacionales ni la independencia en sus respectivos ámbitos de actuación, puedan responder mejor a las necesidades actuales de la ciudadanía.

Estos son, al menos, tres grandes conglomerados de temas que pueden servir de punto de partida para ese necesario debate, uno que llevemos adelante despojándonos de prejuicios y teniendo como único propósito que ese país que viene sea uno cada día mejor para las y los salvadoreños.

Visto 189 veces Modificado por última vez en Viernes, 09 Diciembre 2016 15:42

logo campamento kuskatan

Whatsapp
Whatsapp