Ministerio de Relaciones Exteriores

 

El tema migratorio, especialmente en nuestra agenda bilateral con los Estados Unidos, es uno que el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén considera de carácter prioritario de nuestra política exterior. En coherencia con ello, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha puesto en marcha, desde noviembre de 2016, una estrategia integral para la protección de los derechos de nuestros hermanos, pero también para abogar por su estabilidad en esa nación.

Esta estrategia, que incluye acciones y alianzas a nivel nacional y regional y, por supuesto, ante autoridades locales, estatales y federales de los Estados Unidos, se encuentra ahora en una etapa crucial, en la que estamos redoblando esfuerzos alrededor de dos gestiones de relevancia para más de 200 mil salvadoreños.

 

Lejos de abandonarles, todas estas cifras y hechos hablan por sí solos, y dan clara cuenta de cómo hemos atendido y respondido a las necesidades de estos hermanos.

25 años han transcurrido ya desde la resolución de la Corte Internacional de La Haya que, el 11 de septiembre de 1992, resolvió sobre el centenario diferendo limítrofe entre las Repúblicas de El Salvador y Honduras. Fue entonces que inició, para el Estado salvadoreño, el reto de brindar una atención oportuna a cerca de 22 mil compatriotas que, por motivo de esta sentencia, pasaron a residir en territorio hondureño, en los conocidos como “los bolsones”.

 

La ocasión que nos brinda cada 6 de agosto, Día del Salvadoreño en los Estados Unidos de América, es siempre propicia para reconocer a nuestra mayor comunidad migrante en el mundo, una que a través de los años se ha distinguido por su innegable laboriosidad, por su respeto a la sociedad de la que hoy son parte y a sus normas, y por su indiscutible aporte a la diversidad y riqueza cultural que caracteriza a esta nación norteamericana.

Este año, sin embargo, la oportunidad que nos otorga esta especial fecha es aún más relevante, al poder dar cuenta, ante nuestras hermanas y hermanos salvadoreños fuera del país, que desde el Gobierno de El Salvador estamos dando pasos firmes en el compromiso que tenemos frente a nuestra diáspora.

En nuestro país, desde hace 10 años, cada 26 de junio celebramos el Día del Diplomático Salvadoreño, declarado como tal por la Asamblea Legislativa, en reconocimiento a este noble oficio que busca fortalecer las relaciones de El Salvador con el mundo, para beneficio de nuestra población.

Esta conmemoración se asoció a dicha fecha dado que esta rememora el natalicio del insigne jurista Doctor José Gustavo Guerrero, quien marcó la historia salvadoreña en virtud de su rol destacado en el campo de la diplomacia.

Son tres años ya desde que, en junio de 2014, iniciamos una nueva gestión al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores, bajo el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, y, en definitiva, es un momento clave en la consolidación de una política exterior de Estado, abierta al mundo y sin ataduras ideológicas.

Precisamente, gracias a esa visión y a la capacidad y liderazgo que hemos venido demostrando, este 2017 es un año de importantes logros en el posicionamiento de nuestro país.

Francia, además de brindar ese primer impulso a la negociación, acompañó nuestro proceso, sobre todo en las etapas críticas para la implementación de los Acuerdos de Paz.

 Basta analizar un poco la historia para constatar que Francia ha estado al lado de El Salvador antes, durante y después de los Acuerdos de Paz. Son muchas las páginas que hemos escrito juntos, pero hay algunas que destacan en la época reciente.

Para finales de 2017 o inicios de 2018 celebraremos un foro empresarial SICA-Turquía, con el cual identificaremos oportunidades de negocios tanto en el plano bilateral como regional.

El impulso y fortalecimiento de los lazos con distintos países del mundo, para el beneficio de nuestros ciudadanos, es una de las líneas fundamentales del trabajo que realizamos en la Cancillería salvadoreña. Fue así que, recientemente, desarrollamos una intensa agenda en la República de Turquía, una de las naciones de mayor importancia económica e influencia política en su zona geográfica, entre Asia y Europa.

Tenemos un gran compromiso con este esfuerzo, el cual estamos seguros que nos brinda una valiosa oportunidad para fortalecer la integración latinoamericana y caribeña, pero también la alianza birregional con Europa.

La integración y la cooperación solidaria entre los pueblos de nuestra región ha sido, con especial énfasis en la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén, una prioridad en el ejercicio de nuestra política exterior abierta al mundo y sin ataduras ideológicas.

Responder adecuadamente al fenómeno migratorio –especialmente el de carácter irregular– demanda que adoptemos un enfoque integral que reconozca la multidimensionalidad y la multicausalidad de estos flujos de personas hacia el norte del continente.

Y requiere, además, que tanto los países de origen como los de destino de la migración sumemos esfuerzos para dar esa respuesta, conscientes de que es atendiendo las causas estructurales que podremos ir disminuyendo la cantidad de compatriotas que optan por esa peligrosa vía.

La integración y el trabajo conjunto entre los pueblos de nuestra región ha sido siempre una de las convicciones con las que hemos conducido nuestra política exterior, desde que llegamos al Ministerio de Relaciones Exteriores en el año 2009, y más aun a partir del mandato de nuestro presidente, Salvador Sánchez Cerén.

Nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, de hecho, apunta a potenciar a El Salvador como un país con una firme vocación integracionista y con una visión integral que genere beneficios a nuestros pueblos, por lo que buscará contribuir a que el proceso de integración latinoamericana y caribeña continúe con fuerza, con un enfoque que potencie la cooperación, la complementariedad y la solidaridad.

Página 1 de 2

Manual Operativo

Whatsapp
Whatsapp

Política Migrante