Portal de TRansparencia

Canciller Martínez: “El Consejo de Derechos Humanos representa una valiosa oportunidad para construir sinergías”

Publicado el 27 de febrero, 2017

Como parte de su agenda de trabajo en Ginebra, Suiza; el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, participó hoy en la 34° Sesión del Consejo de Derechos Humanos, organismo donde El Salvador ostenta la presidencia. En el desarrollo de este encuentro, el ministro Martínez realizó una intervención en el segmento de Alto Nivel, junto funcionarios de la ONU y representantes de los Estados miembros.

En su exposición resaltó la firme voluntad de El Salvador al presidir este Consejo, responsabilidad que es asumida por primera vez por un país centroamericano y como una nación que ha demostrado ser respetuosa del derecho internacional y comprometida con la promoción y protección de los derechos humanos.

“Hoy comienza este décimo primer ciclo de sesiones del Consejo, el cual marca también el inicio de la presidencia de nuestro país al frente de este espacio que vela por la protección universal de los derechos humanos – uno de los pilares fundamentales de la Carta de San Francisco – y que contribuye de manera efectiva en el desarrollo, la paz y la seguridad internacional”, afirmó.

“En la confianza que han depositado en nosotros radica también la fuerza con la que estaremos trabajando para dejar huella en este importante tema, que constituye parte esencial no solo de las políticas a nivel nacional en el gobierno de nuestro presidente, Salvador Sánchez Cerén, sino que también es una piedra angular dentro de nuestra política exterior”, agregó.

El jefe de la diplomacia salvadoreña dijo que las aspiraciones de El Salvador durante esta presidencia serán: 1) el contribuir al fortalecimiento del Sistema Internacional de los Derechos Humanos; 2) trabajar en la construcción de la cultura de respeto, protección y promoción de los mismos; 3) promover una visión de conjunto que propicie los espacios de diálogo y de cooperación ante escenarios críticos o situaciones de urgencia que requieran la reacción del Consejo; y 4) cultivar un entorno inclusivo y constructivo en esta instancia, donde los países puedan impulsar una agenda integral acorde a las necesidades de todos.

Enfatizó que “para nosotros, el Consejo de Derechos Humanos representa una valiosa oportunidad para construir sinergias y empujar a la acción alrededor de asuntos trascendentales relacionados con los derechos humanos, tales como la migración, el cambio climático, los escenarios de conflictos armados y terrorismo, entre otros. Sabemos que la presidencia que ejerceremos coincide con una etapa llena de muchos desafíos en la agenda internacional, pero estamos dispuestos a buscar, de manera conjunta con ustedes, todas las alternativas para darles la mejor respuesta posible”.

Asimismo, en su intervención indicó que en El Salvador han existido avances sustanciales que le han permitido ocupar un rol cada vez más activo en los diferentes espacios multilaterales y regionales, a través de los cuales se promueve y respalda una agenda integral e inclusiva, especialmente acorde con las necesidades de los países en desarrollo.

Entre estos logros mencionó la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en diciembre de 2015, al ser la primera nación del mundo en firmar un acuerdo pionero con el Sistema de Naciones Unidas en un Programa de Implementación Acelerada de los ODS. “Los derechos humanos, dijo una vez el Papa Francisco, aún unos años antes de asumir el pontificado, se violan no solo por el terrorismo, la represión, los asesinatos… sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y estructuras económicas injustas que originan las grandes desigualdades. Trabajar por el alcance de los ODS es, pues, una forma más de abonar a la garantía de los derechos más fundamentales de los habitantes del mundo y, en ese sentido, es que pondremos también mucho empeño en contribuir a ese propósito”.

Resaltó además la resolución del conflicto armado interno a través de un intenso proceso de diálogo y negociación, que culminó con la Firma de los Acuerdos de Paz que cumplió recientemente su 25 aniversario y que contó en ese momento con el acompañamiento brindado por Naciones Unidas y países amigos.

“A partir de dichos Acuerdos, el país ha trabajado integralmente en el fortalecimiento del Estado de Derecho, que hoy en día siguen constituyendo un ejemplo exitoso que puede servir como referente para la solución de otros conflictos. Con este escenario, hemos impulsado a nivel nacional temas prioritarios para favorecer a la niñez, las mujeres, personas con discapacidad, personas adultas mayores, pueblos indígenas, campesinos, entre otras poblaciones vulnerables”, declaró.

Expuso que El Salvador con el respaldo de la Secretaría General de las Naciones Unidas, impulsará en este año un nuevo diálogo con miras a alcanzar una Segunda Generación de Acuerdos frente a los desafíos y necesidades actuales. “Con la facilitación del Representante del Secretario General, el diplomático mexicano Benito Andión, se realizará un diálogo inclusivo con la participación de todos los actores claves del país. Se trata de un esfuerzo que tiene también como base experiencias de diálogos multisectoriales exitosos que se han venido realizando en los Consejos Nacionales de Seguridad, Educación y Sustentabilidad, los cuales están dando resultados concretos y tangibles”.

Otro de los puntos importantes tocados por el canciller fue el tema migratorio, que enfatizó en nuestra región y en cualquier parte del mundo es de especial sensibilidad, pues requiere obligatoriamente un tratamiento desde un enfoque de derechos humanos, que supere los abordajes del fenómeno desde una perspectiva estrictamente de seguridad; visión con la que el país está altamente comprometido y que espera promover también con fuerza desde este organismo.

Por último, agradeció al Consejo de Derechos Humanos por su apertura para abordar las resoluciones impulsadas por el país con el respaldo de otras naciones, sobre “Los niños y los adolescentes migrantes no acompañados y los derechos humanos” y “La juventud y los derechos humanos”; asi como por su disposición para cumplir con los mandatos establecidos por dichas resoluciones.