Portal de TRansparencia

“Es crucial aunar acciones encaminadas al fortalecimiento institucional y al desarrollo sostenible”, canciller Martínez en Asamblea OEA

Publicado el 15 de junio, 2016

En el marco del 46o. Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que se realiza en República Dominicana, el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, tuvo la oportunidad de presidir la segunda sesión del organismo regional y además llevó a cabo una intervención en representación de El Salvador en dicho foro.

“El tema que hoy nos reúne es de enorme importancia y debe ser de interés prioritario para todos en el hemisferio. Como nación, confiamos en que la inclusión de esta temática fomentará la reflexión y la promoción de iniciativas en apoyo a las acciones que los países realizan para la implementación de la Agenda 2030 y de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, pues instituciones internacionales como la OEA, están llamadas a alinear iniciativas y acciones en la consecución de estas metas para las Américas”, apuntó.

Dijo que los compromisos asumidos en la Agenda 2030 exigen hacer un análisis e impulsar cambios en la estructura institucional, no solo de los Estados sino también de los diferentes organismos internacionales, de modo tal que pueda coordinarse iniciativas y acciones eficaces, evitando la duplicación de esfuerzos.

“Para El Salvador es crucial aunar acciones en el marco de la OEA que vayan encaminadas al fortalecimiento institucional y a la creación de capacidades, que permitan en la región un verdadero desarrollo sostenible, incluyente y equitativo, que tenga como base un equilibrio en materia medioambiental, social y económica”, manifestó el jefe de la diplomacia salvadoreña.

En ese sentido, recalcó que deben existir instituciones fuertes, maduras y eficaces para que contribuyan a la definición de estrategias que se orienten a superar las condiciones de pobreza, la inseguridad, y otras de carácter social y medioambiental que afectan a todos, especialmente a las poblaciones más vulnerables.

“Es esencial entonces que exista un marco institucional efectivo a todos los niveles, que deberá responder a las necesidades de todos los países, teniendo en cuenta las más específicas de los que están en desarrollo, incluidos los recursos necesarios y los medios de ejecución. De ahí la importancia de esforzarnos arduamente en la integración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los programas de trabajo, políticas y directrices operacionales de los órganos, secretarías, mecanismos y programas de la OEA”, señaló.

Resaltó que el Gobierno, a través de su Plan Quinquenal de Desarrollo, ha incorporado lo relativo al Desarrollo Sostenible en los programas y planificaciones de sus instituciones y Secretarías. Además, que en 2015, El Salvador fue seleccionado como país piloto para la implementación de la Agenda 2030 y los ODS, lo que muestra su rol sobresaliente en el tema. En ese contexto, en diciembre de ese mismo año se suscribió un acuerdo de cooperación con el Sistema de las Naciones Unidas para la implementación de dichos Objetivos en los próximos 15 años.

Agregó que, en la actualidad, uno de los mayores desafíos como Estados miembros de la OEA, es adaptarse como un conjunto a la realidad cambiante de la región y a los nuevos retos que plantea la Agenda 2030.

Destacó que en este camino no debe dejarse de lado el fortalecimiento de la democracia, la promoción de instituciones y valores democráticos sólidos para dar respuesta a las grandes necesidades de la población, garantizar la protección de los derechos humanos, la justicia social y el desarrollo integral.

Otras de las temáticas que abordó fue la del medio ambiente. Al respecto, El Salvador propuso en este foro la Declaración Cambio Climático, Seguridad Alimentaria y Migración en las Américas, en respuesta a las necesidades y preocupaciones de los sectores agrícolas y rurales, ante el impacto del fenómeno de El Niño en la agricultura y la seguridad alimentaria y nutricional. También, enfatizó la trascendencia de la migración y la seguridad, al ser temas prioritarios y preocupaciones comunes para la región.