Portal de TRansparencia

Estado salvadoreño reconoce responsabilidad y pide perdón por masacre de Las Canoas, en Santa Ana

Publicado el 10 de octubre, 2018

En un acto público y en nombre del Estado salvadoreño, el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Castaneda, pidió perdón por los hechos ocurridos el 8 de septiembre de 1980, en el caserío Las Canoas, Santa Ana, donde 22 personas perdieron la vida a manos de grupos militares.

En su intervención, el canciller Castaneda hizo alusión a los momentos difíciles que atravesaron alrededor de 150 personas, en su mayoría mujeres, niñas y niños, quienes fueron emboscados en ese lugar.

Por lo que extendió sus “más sinceras muestras de solidaridad y respeto a las y los sobrevivientes de dicha masacre, así como a las familias de las víctimas”.

Asimismo, recalcó la relevancia que el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén ha conferido a estos actos, como una forma de construir el presente, sin dejar de lado el pasado. “Solo a través de la vía de la reconciliación y el acceso a la justicia seguiremos caminando hacia un desarrollo inclusivo y sostenible”, afirmó.

“Estamos convencidos de que estas acciones no deben dejarse en el olvido, al contrario, deben darse a conocer a las nuevas generaciones, como una garantía de no repetición de las mismas”, agregó.

El ministro Castaneda destacó que esta petición de perdón responde a una obligación moral del Estado salvadoreño y no a una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, como se lo han sido las realizadas para los casos “Rochac Hernández y otros”, “Contreras y otros”, y la “Masacre de El Mozote y lugares aledaños”.

Sucesos ante los cuales, explicó, el Estado ha reconocido su responsabilidad y ha establecido medidas para la reparación y la dignificación de la memoria de las víctimas y sus familias.

“En nombre del Estado salvadoreño, y en mi calidad de representante del Ministerio de Relaciones Exteriores, con instrucciones de nuestro presidente, pido perdón por los hechos sucedidos en este lugar hace más de 38 años. A todos y todas ustedes, les pido perdón por todo este daño, reconociendo que el Estado salvadoreño, lejos de garantizar el respeto a sus derechos más fundamentales y velar por su seguridad, les falló en esa tarea y, por el contrario, se volvió ejecutor de hechos condenables”, indicó.

El acto también fue presidido por la directora del Centro para la Promoción de los Derechos Humanos “Madeleine Lagadec”, Victoria de Rodríguez y una de las sobrevivientes en representación de las víctimas, Teresa Jordán.

Además, participaron la viceministra de Cooperación para el Desarrollo, Ryna Garay; el viceministro de Economía, Julián Salinas; la subsecretaria de Inclusión Social y Coordinadora del Consejo de Reparación de Víctimas de Graves Violaciones a los DDHH del Conflicto Armado (CODREVIDH), Guadalupe Hernández y miembros de la comunidad.