Portal de TRansparencia

Ministro Martínez verifica avances en seguridad alimentaria y adaptación al cambio climático en zona oriental del país

Publicado el 23 de octubre, 2017

Como parte de las actividades realizadas en el marco del Día Mundial de la Alimentación, el canciller Hugo Martínez; el representante de la FAO, Alan González y el embajador de México, Francisco Javier Olavarría, verificaron los avances del programa “Mesoamérica sin hambre”, implementado en 23 municipalidades del país, gracias al apoyo financiero de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).

En esta visita conocieron la experiencia del Centro de Reproducción de Aves de Doble Propósito de San Miguel, en donde pudieron visualizar el funcionamiento del recinto y el mecanismo de entrega de los animales a familias con escasos recursos para que puedan instalar sus propias granjas en sus lugares de origen. Asimismo, se cuenta con plantas, semillas y otras insumos que son otorgados a los beneficiados con el propósito de fortalecer sus cultivos.

“Es momento que San Miguel se autoabastezca con su propia cosecha. Con esta iniciativa, su nivel de organización y el apoyo que tienen de FAO y AMEXCID lo podrán hacer. Los animo a que sigan adelante porque la recompensa es grande al contar con todo lo cultivado”, destacó el ministro Martínez.

En la misma línea, tanto el diplomático mexicano, así como el representante de FAO alentaron a los productores para que prosigan con estos esfuerzos a fin de garantizar la soberanía y la seguridad alimentaria en sus comunidades.

“Recibo con mucho gusto esta energía y el trabajo de su parte. Ahora vemos que los frutos ya están llegando a estas familias y que se está traduciendo en una mejor nutrición”, comentó el embajador Olavarría.

“Nosotros promovemos el derecho a la alimentación y qué mejor que puedan hacerlo con su propia producción”, señaló Alan González.

Por su parte, los líderes comunitarios expresaron su agradecimiento y el apoyo brindado por el Gobierno central, local, así como los socios cooperantes que impulsan esta iniciativa. “Estamos sacando la agricultura adelante de la mano de todos ustedes. Este proyecto nos ha dado muchas oportunidades que jamás habíamos tenido”, manifestó Juan Ramón González, representante de la comunidad Cantora de San Miguel.

Posteriormente, los funcionarios asistieron a la Escuela de Campo “Obra de Dios”, ubicada en el cantón El Delirio, San Miguel, en donde a unos metros del Río Grande, sus habitantes cultivan tomate, chile verde, papaya, plátano, camote, frijol, maíz, entre otros productos.

“Con todo esto ya nos ahorramos bastante y no necesitamos ir a comprar al mercado porque todo lo cosechamos acá. Les damos las gracias a todos ustedes y a Mesoamérica sin hambre por esta gran ayuda”, afirmó María Castro, líder comunal.

De acuerdo a las entidades cooperantes, este esfuerzo busca ayudar a establecer las condiciones adecuadas para la seguridad alimentaria y nutricional, así como para la mejora de las condiciones de vida y resiliencia.

Para lograr este objetivo trabajan conjuntamente con el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Asociación de la Sierra Tecapa-Chinameca, la Microrregión Cacahuatique Sur -que agrupa a tres municipios en el Corredor Seco-, así como con las alcaldías de San Miguel y Jucuarán.